Cabecera 2
Instituto Alavés de Arqueologíawww.iaa-aai.org

Poblado y castillo de Urizarra (Peñacerrada). 2013

El primitivo emplazamiento del pueblo de Peñacerrada se encontraba en un alto cercano llamado Urizarra. Las excavaciones arqueológicas han permitido reconocer la estructura del poblado así como sus defensas. Igualmente se han comprobado las fases de ocupación.

Desde la Plaza del Concejo, desde donde hay una excelente panorámica del cerro de Urizarra, se bajará al molino y después se subirá a pie al cerro. Se visitará primero la ermita y se recorrerán los puntos donde se abrieron sondeos hasta llegar al castillo. Se explicarán así todos los ámbitos de ocupación de la aldea y su posición estratégica.

Dirigirá la salida: Francisco Javier Ajamil.
Fecha: 2 de junio (domingo)
Lugar de reunión: Plaza del Concejo de Peñacerrada
Hora: 10.00 h
Dificultad: Media.  Recorrido: 3.5 Km aprox. Se recomienda calzado de monte.
Precio de la visita: 2 euros. Miembros del Instituto Alavés de Arqueología sin cargo.

Para apuntarse a las visitas: info@iaa-aai.org. 945270155 / 945226102

INFORMACIÓN:

URIZARRA
La desaparecida aldea de Urizarra contaba con alrededor de 3,5 hectáreas de extensión que comprendían su propia iglesia, unos ámbitos domésticos y productivos distribuidos a lo largo y ancho del promontorio donde se asentaba, espacios agroganaderos y un sistema defensivo compuesto por un castillo, un foso y quizás un parapeto construido en piedra y madera.

El despoblado y la actual ermita de Nuestra Señora de Urizarra están ausentes en las fuentes documentales hasta el siglo XVII y el castillo del mismo nombre no se cita hasta comienzos del siglo XIX. Contrasta ello con la importancia de los restos descubiertos durante la valoración arqueológica.

El origen de esta aldea puede remontarse al siglo XI, abandonándose paulatinamente a lo largo de la segunda mitad del siglo XIII una vez que Alfonso X, Rey de Castilla, funda la villa de Peñacerrada entre los años 1254 y 1256.

En los abrigos rocosos que delimitan el promontorio por el Sur, se han localizado indicios de actividad humana en el Neolítico Antiguo, si bien se corresponderían con algún tipo de refugio puntual de cazadores, aprovechando la cercanía del cauce del Río Inglares. También se han encontrado algunas evidencias de algún tipo de ocupación, si bien de escasa importancia, durante la Edad del Hierro.

Francisco Javier Ajamil

 



Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.

 Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative